Dormir en Las Tierras Devastadas.

Dormir en Las Tierras Devastadas.
¿Quién Dijo Que El Infierno No Podía Ser Bello?

diumenge, 7 d’agost de 2011

Arxibrumej (Primer testamento, Libro de la creación, Capítulo 1)


Al principio de todo y desde los comienzos de la eternidad, el señor Don Cabeza de Pulpo surcaba el tiempo, el espacio , las dimensiones que creaban, todo era una obra constante suya, sufría mucho pues odiaba todo lo que creaba, dicho odio provocaba que crease universos nuevo de una manera verdaderamente apasionada, el Señor Don Cabeza de Pulpo sólo quería acabar con su vida aunque sabía perfectamente que eso era algo imposible, tenía miedo al dolor, y todo lo malo que pasara en alguna cosa de lo que el crease la sentía y sufría enormemente en su corazón...
Este gran señor brillaba como el oro, era inmensísimo, tan inmenso como el sol de Betelgeusse o incluso más. y también brillaba tanto como el mencionado sol, tenía una enorme cabeza de señor mayor barbudo y sabiondo, y conectada a dicha cabeza miles y miles de tentáculos, sin duda tenía forma de pulpo, de un pulpo con más tentáculos de lo normal.
Amenudo el señor Don Cabeza De Pulpo ponía miles de huevos tan grandes como Mercurio, estos huevos eran lo único que lo hacian mantener vivo y feliz, los incubaba durante varios milenios hasta que se abrían, los huevos no se asemejaban a él. otros eran luces llenas de colores sin una forma corpórea, otros eran como pájaros travesties, también destacaban las formas de botellas de vino y de tijeras asesinas.
Para que lo ayudasen a regir los universos y las dimensiones, este Gran Señor les daba una dimensión a cada uno de sus hijos. Así nuestro universo dio Origen.
Una vez de uno de los huevos nació Architierra, Su padre la crió y cuidó de ella, le enseño todo lo que había de saber del universo reservado para ella , nuestro universo, Architierra tenía aspecto amorfo, lleno de colores, colores de los cuales muchos los humanos no podremos ver jamás, colores maravillosos que derritirían el alma de felicidad.,  Cuando Architierra fue tan grande como lo es Jupíter el Gran señor Don Cabeza de Pulpo le regalo su primer planeta para ser una diosa buena y compasiva, si ella superaba la prueba, podría quedarse con todo ese inmensísimo universo.
Eligieron nuestro pequeño sistema solar, un sistema sencillo y manejable, para que Architierra no tuviera problema alguno.
La imaginación de Architierra hizo maravillas, lleno , con su amor, de Agua , Vénus, Marte y La Tierra, creando maravillosa y salvajes críaturas de pequeñas celulas, durante millones de años Architierra veló por estas criaturas y las amó con locura , hasta que llegó la época de los dinosaurios en La Tierra, no le gustaron los bichos hermosos que se habían transformado en feas y brutales criaturas, tanto odio sintió a sí mismo que encontró que los bichos de Venus y Marte también se tranformarían en monstruos... , pasaron otros cuantos miles de años más, y llegó a la conclusión de que sí que evolucionarían hasta convertirse en algo parecido a Dinosarios y eso, mezclado con un indudable aburrimiento de ésta, llego a la conclusión de que debía de destruir estos planetas y convertirlos en nada para volver a comenzar, así que fue orignial destruyéndolos.
¡Que de Venus salga fuego y fuego de sus entrañas!- y de los vólcanes salió el fuego de sus entrañas y en fuego convirtio su alma y de tanto calor toda vida pereció, al ver lo cruel de su muerte, prefirió ser menos cruel con Marte y La Tierra.
¡Qué sobre la Tierra y sobre Marte caígan grandes piedras que sacudan el planeta y lo destrozen rápidamente!- Pero eso no evitó el gran dolor que sufrieron las pobres criaturas, carbonizando la vida sobre sus superfícies, sus aires y sus mares, llorando de dolor y desgarrándose, queriéndole preguntar a la que una vez los amó tanto por qué los destruía así, sin más...
Sintiendo Su Padre todo el dolor ocasionado por su hija, abandonó los huevos que estaba incubando condenándolos a la muerte con tal de descubrir lo ocurrido, presentose ante ella y exígole explicaciones, al ver lo ocurrido sintió una gran desdicha y preguntó a su hija porque hizo aquello- Padre, lo hize mal, pues queria comenzar de nuevo y así conseguir arreglarlo- Vio que tenía su hija sentimiento pues lloraba, sabía que había hecho mal, pero sin cástigo ello no podía quedar- Hija, he de castigarte pues gran dolor has originado y por poco muerome yo- La Hija pidió clemencia, mas su padre poco caso le hizo- No te daré un castigo eterno pero sí un castigo largo y cruel, pagarás mucho por cada alma que has segado- La hija contestó- ¿No crees que mi dolor por tal daño que hecho no es más que suficiente- Su padre no era dado al perdón - No sabes aún cuantisimo has hecho y ahora te toca pagar por todo-  El Señor encadenó a Architierra al sol y sacó de ella una parte de su esencia- Con esta esencia crearé a una criatura como tú, que amarás como yo te amo a ti, se arrepentirán como haces tú, se equivocarán como haces tú, odiarán y destruirán sin razón como haces tú y pedirán clemencia como haces tú, a través de unos te podrás comunicar para darles leciones que interpretarán tal como quieren a su provechó tal y como tú has hecho y los odiarás tanto como amas , y los odiarás tanto que cuando consigas desencadenarte los destruirás porque los querrás tanto que no querrás que se destruyan a ellos mismos sino que los matarás tú y no sufrirán tanto sufrimiento y condena, y así entenderás porque te condeno yo ahora y podrás comenzar de cero sin hacer daño a una criatura por fea e inmunda que sea, pues ellas forman parte de nosotros y hemos de amarlas tanto como amamos a nuestros hijos pues ellos son hijos nuestros- y así fue como Architierra, fue nuestra madre sin quererlo, no muy diferente a una madre cruel que ahoga a sus hijos en la bañera, o los sacrifica a un dios pagano creyendo así que su poder sería mayor, un ser inmundo que merece morir y perecer mas por amor todavía vive.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada